¿Se puede tratar las adicciones y dependencia a fármacos?

La adicción es una enfermedad que, aunque a veces es incurable, puede ser tratada o administrada para eliminar o reducir los efectos perjudiciales en la vida de un adicto

En Outcomes Detox & Recovery Center manejamos de manera profesional e integral el tratamiento de las siguientes adicciones.

Dado que el abuso del alcohol tiene tantas dimensiones y altera tantos aspectos de la vida de una persona, el tratamiento no es sencillo. Los programas eficaces de tratamiento suelen incorporar muchos componentes, cada uno dirigido a un aspecto particular de la enfermedad y sus consecuencias. El tratamiento de alcoholismo debe ayudar al paciente a dejar de usar el alcohol, a mantener un estilo de vida libre de él y a lograr un funcionamiento normal en la familia, el trabajo y la sociedad. Puesto que típicamente la adicción es una enfermedad crónica, las personas simplemente no pueden dejar de consumir por unos días y curarse. La mayoría de los pacientes necesitan cuidados a largo plazo de tratamiento para lograr la verdadera meta de la abstinencia continuada y la recuperación de la vida normalizada.

Los medicamentos ayudan a suprimir los síntomas del síndrome de abstinencia durante la desintoxicación. Sin embargo, la desintoxicación con ayuda médica no es en sí un tratamiento, sino que es apenas el primer paso en el proceso de tratamiento. Los pacientes que se someten a un proceso de desintoxicación con ayuda médica pero no reciben tratamiento conductual, muestran patrones de abuso de drogas parecidos a aquellos que jamás fueron tratados.

El tratamiento conductual ayuda a que los pacientes se comprometan con el proceso de tratamiento, modifiquen sus actitudes y comportamientos relacionados con el abuso del alcohol y aumenten sus habilidades para llevar una vida más saludable. Estos tratamientos también pueden mejorar la eficacia de los medicamentos y ayudar a que las personas continúen en tratamiento por más tiempo. El tratamiento del abuso y la adicción al alcohol se puede llevar a cabo de forma ambulatoria o en ingreso durante el periodo de desintoxicación.

El programa de tratamiento conductual en régimen de ingreso o ambulatorio incluyen consejería individual y/o en grupo para el abuso del alcohol. La terapia cognitiva-conductual, ayuda a los pacientes a reconocer, evitar y enfrentar aquellas situaciones en las que hay más probabilidad de que abusen del alcohol.

La marihuana generalmente se fuma en forma de cigarrillo (llamado “porro”, “canuto” o “churro” en español o “joint” en inglés) o en una pipa. Además se fuma en “blunts”, que son puros o cigarros a los que se les saca el tabaco y se rellenan con marihuana. Ya que el “blunt” mantiene la hoja de tabaco usada para envolver el cigarro, este método de administración combina los principios activos de la marihuana con los de la nicotina y otras sustancias químicas dañinas. También, la marihuana se puede mezclar con comida o ingerirla como infusión. Su forma más concentrada y resinosa se llama hachís y cuando está en forma de líquido negro pegajoso se conoce como aceite de hachís. El humo de la marihuana tiene un olor pungente característico, que es usualmente agridulce.

Tratamiento

Entre los tratamientos que han mostrado ser eficaces para la dependencia de la marihuana están las intervenciones conductuales, incluyendo la terapia cognitiva-conductual y los incentivos motivacionales (por ejemplo, cuando el análisis de orina muestra que un paciente no ha usado drogas, se le entrega un comprobante o vale que pueden cambiar por bienes o servicios). Aunque actualmente no existen medicamentos específicos para tratar la adicción a la marihuana, los hallazgos recientes sobre cómo funciona el sistema de cannabinoides muestran ser prometedores para el desarrollo de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, bloqueen los efectos de intoxicación aguda (como la euforia) de la marihuana y prevengan las recaídas. Los datos más recientes sobre los tratamientos indican que, en el 2006, la marihuana era la droga que se abusaba con más frecuencia, siendo responsable de alrededor de un 16 por ciento de todas las admisiones a centros de tratamiento. Las admisiones por marihuana estuvieron compuestas principalmente por varones (el 73.8 por ciento), personas de raza blanca (el 51.5 por ciento), y jóvenes (el 36.1 por ciento tenía entre 15 y 19 años de edad). Aquellos en tratamiento por consumo primario de marihuana comenzaron a consumirla a una edad temprana; el 56.2 por ciento la había consumido antes de los 14 años y el 92.5 por ciento antes de los 18.

Los medicamentos de prescripción como los analgésicos, los depresores del sistema nervioso central (los tranquilizantes y sedantes) y los estimulantes, son herramientas terapéuticas sumamente útiles para tratar una variedad de problemas médicos. Los analgésicos permiten a muchas personas con dolor crónico llevar una vida productiva, los tranquilizantes pueden disminuir la ansiedad y ayudar a las pacientes con trastornos del sueño, y los estimulantes ayudan a las personas con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) a enfocar su atención. La mayoría de las personas que toman medicamentos de prescripción lo hacen responsablemente. Sin embargo, el abuso, es decir el uso de un medicamento por una persona que no sea el paciente para quien fue prescrito o el uso en dosis o maneras no prescritas, puede producir graves efectos adversos a la salud, incluyendo la adicción.

Ejemplos de Psicofármacos

  • Los opioides: medicamentos analgésicos que alivian el dolor.
  • Depresores: tranquilizantes y sedantes.
  • Estimulantes
  • Dextrometorfano (DXM) : Activo de medicamentos contra resfriados y tos.

Las drogas sintetisadas en su mayoría son fabricadas en laboratorios clandestinos con elementos comunes y muchas veces extremadamente tóxicos para el ser humano. En la actualidad están al alcance de cualquier persona, sobre todo los jovenes pues su costo es relativamente barato por su mala calidad.

Algunos ejemplos son el éxtasis es una droga  psicoactiva, químicamente similar al estimulante metanfetamina y al alucinógeno mezcalina. Causa un efecto vigorizante, euforia, calidez emocional y distorsión de la percepción, del tiempo y de las experiencias táctiles. La propia mentafetamina y el famoso “crack” o “piedra” que es una mezcla de cocaina con otras substancias que la hacen extremadamente adictiva.

Dentro de dicha categoría también se encuentran las “drogas callejeras” de muy baja calidad y altamente tóxicas como el “Cristal” o Crystal Meth

La cocaína es una droga estimulante y altamente adictiva. Su sal de clorhidrato, la forma en polvo de la cocaína, se puede inhalar o disolver en agua para inyectarse. “Crack” es el nombre callejero de la forma de cocaína que ha sido procesada para hacer una roca de cristal que al calentarse genera vapores que se fuman. El término “crack” se refiere al crujido que produce la roca cuando está caliente.

Opciones de tratamiento

Las intervenciones conductuales, en particular la terapia cognitiva-conductual, han demostrado ser eficaces para disminuir el consumo de la droga y prevenir la recaída. Para obtener resultados óptimos, el tratamiento debe estar ajustado a las necesidades particulares del paciente; esto generalmente involucra una combinación de tratamiento, apoyo social y otros servicios. Actualmente, no hay medicamentos aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar la adicción a la cocaína; por consiguiente, una de las prioridades principales de la investigación del NIDA sigue siendo la creación de un medicamento para tratar la adición a la cocaína y otras formas de adicción. Los investigadores están tratando de desarrollar medicamentos que ayuden a aliviar el fuerte deseo por la droga relacionado con la adicción a la cocaína, así como medicamentos que contrarresten el estrés y otros factores que desencadenen las recaídas en el consumo de la cocaína. Actualmente se está investigando la inocuidad y eficacia de varios compuestos, incluso una vacuna que podría secuestrar la cocaína en el torrente sanguíneo y prevenir que llegue al cerebro. La investigación actual sugiere que aunque los medicamentos son eficaces para tratar la adicción, el método más eficaz para reducir el consumo de la droga a largo plazo es la combinación de los medicamentos con un programa integral de terapia conductual.

La heroína es una droga opiácea hecha a partir de la morfina, una sustancia natural que se extrae de la bellota de la amapola, también conocida como “adormidera asiática”. La heroína suele presentarse en forma de polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra y pegajosa conocida como “alquitrán negro”.

Tratamiento

Hay una gran variedad de opciones terapéuticas para la adicción a la heroína, incluyendo los medicamentos y la terapia conductual. La ciencia ha demostrado que la farmacoterapia, en conjunto con otros servicios de apoyo, constituye una combinación eficaz para lograr que el paciente deje de consumir heroína (u otra sustancia opiácea) y vuelva a una vida más estable y productiva.

¿Cómo una Desintoxicación Médica puede ayudar?

La desintoxicación asistida por medios médicos minimizará la gravedad de los síntomas de abstinencia de drogas y alcohol mediante el uso de un fármaco sustituto que se administra en un entorno supervisado médicamente. Los retiros de drogas y alcohol son extremadamente dolorosos ya veces amenazan la vida. Es a menudo debido a estos síntomas severos de la abstinencia que la gente continúa usando la droga. Ofrecer un sustituto más seguro anima a los pacientes a ser menos dependientes físicamente de la droga o el alcohol.

Si sufre de otra adicción o abuso de substancias, no dude en ponerse en contacto con nosotros, seguro le podremos ayudar.

©2017 KLEO Template a premium and multipurpose theme from Seventh Queen

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?